Simbiosis del despertar

En el ocre del terciopelo nocturno, cepillo su pelo donde la almohada roza el dosel. Ansiosos sus ojos azuzados corren contra el ansia del momento.
Lloran los días del decir adiós, de volar sin corrientes, de esperar en los caminos hasta que la carreta rompa su eje.
Días de fantasmas.