tu

Tú,
venido desde los tiempos en que el sol vagaba por mis venas,

Tú,
errabundo,
traes tus ojos hasta la cavidad que han dejado en los míos los otoños.

Una barca en la noche,
que devoró al amanecer con sorbos de silencio..