Salías

Salías
cuando mi corazón abierto se vio rodeado de sombras, rocas y matorrales.
Como un desfiladero por donde los rayos del sol huyen del camino.
Y dejé la puerta entreabierta para dejar pasar al viento, al aroma de tus pasos y al ruido de tu piel.