Me dijeron que para enamorarla tenía que hacerla reír. Pero cada vez que ríe soy yo quien se enamora.

Me dijeron que para enamorarla tenía que hacerla reír. Pero cada vez que ríe soy yo quien se enamora.
– Thommaso Ferraris