No amas a alguien por su apariencia, su vestimenta o su lujoso auto, sino porque cantan una canción que sólo tu puedes escuchar.

No amas a alguien por su apariencia, su vestimenta o su lujoso auto, sino porque cantan una canción que sólo tu puedes escuchar.
– Oscar Wilde