Un adiós

Entonces abrí los ojos,
te habías hecho polvo.

Vete,
dije acariciándome el orgullo,
vete,
que yo no me atreveré a salir,
jamás en la vida,
…de tanta profundidad.