Reparar el pasado.

Se instalaron los infames augurios

sobre pétalos terciopelo

cuando venció una vez más la oscuridad.

Intenté volver sin vida

y retroceder el ansia

-tulipán fracturado-

Y sin embargo nuevamente amaneció,

el deseo en sorbos desgajado

huyó con el rocío de la madrugada.

Pero tú,

no perdonas los rumores invadidos de discordia.