Presidio de azhares

Así vivo contigo

Tras una malla de púas
que florecen tan solo por fuera
en pétalos de mandarinas desgajadas
y aroma de azahares.

Alambre que llora mi sangre
en decapitada certeza.

Médula marchita sin magia,
hechicería grabada en las piedras
de manecillas ausentes,

lunas que arrastran relojes.