La última ola

Cuando me haya acariciado la última ola
de un mar desconocido
e inmersa reconozcan mis poros
el sabor de su sal…

cuando los libros me cuenten la historia
inventada en la orilla remota
y los rincones de mi casa oculten
las piezas que faltan al juego de mi vida

cuando mi amigo huya sin oír
los gritos de auxilio que le llaman

y cuando en la calle, por fin,
ese otro amigo que esperaba esté
donde yo sé.

entonces

me adentraré lentamente por una espiral
de un silencio sin retorno y escaparé

Ese día vestiré mi sorpresa
con la máscara del viento

Correré hacia el campo vacío
poblado con árboles de humo
lleno de pájaros callados.

Me sentaré bajo la sombra del tiempo,
con el aroma a flores de papel
y desde allí,
en el hueco, donde cave mi sorpresa dormida
mirarán las cenizas de dos ascuas nevadas.