Entre lamentos

El fuego me ató a sus brazos.

Jugando con sus caricias
me refugié en la hoguera
intuyendo el castigo
inquisidor.

-Con la llama,
sangra el espino
y se desprende el hilván redentor-

Pereceré,
mientras me seduce la tortura
y la expiación viola mi alma.