El aire pertenece a los que sueñan.

A los que sueñan en azules y amarillos,
entre pinceles verdes y amapolas.
Entre abejas que liban mieles de domingo
y me acercan a tu lado
con el zumbido
de la dulce algarabía.