Dignidad

El mundo dejó de ser su mundo.

Se refugió en su jaula
con dos aves que le acompañan
(en silencio mientras ensordece).

El asfalto de la avenida cubre el portón
por donde las carrozas de plata transitaron
y el reloj expiró agotado
entre el vaivén del péndulo y
el pasar de tantas glorias.

Se cobijó en los siglos de un pasado
del que aún no hay nada escrito.
Recorre con sus dedos un collar de perlas
adonde refleja sus fantasmas
de rostros deformados.

-Su mundo dejó de ser el mundo-

Se escudó en el espacio
del que fue la dueña,
…donde todos los demás
solamente somos
los invitados.