Cada junio

Vaso vacío

-Hasta que la última espina del tallo se encarne en la palma de mi mano y el púrpura de sus pétalos se confundan con mi sangre,
mientras transita con la tuya fluyendo juntas en cascada; hasta entonces, desgranada y vacía, te odiaré tanto como odio las rosas rojas.