Amor con Faltas de Ortografías

Yo le escribía mil cartas,
que ella nunca respondía,
eran cartas con amor
y faltas de ortografía.

En laberintos de letras,
me perdía en cada instante,
mis mensajes tropezaban,
con todas las consonantes.

Nunca encontraba la erre,
y me faltaban las comas,
o en lugar de usar la ge,
ponía siempre la jota.

En el mar de las palabras,
naufragaba cada día,
mi amor que no respetaba,
las reglas de ortografía.

Necesitaba la zeta,
para poder abrazarla,
con las haches que sobraban,
sería imposible amarla.

Enredado en alfabetos,
buscaba su corazón,
cómo decir que la amaba,
sin signos de puntuación.

Con litros de tinta verde,
me ayudaba la maestra,
y corregía las cartas,
que nunca tenían respuesta.

Me siguió ella ignorando,
y decidí hablarle un día,
al fin y al cabo no hablaba,
con faltas de ortografía.

Le dije que la quería,
con todo el abecedario,
prometí estudiar las reglas,
y comprarme un diccionario.

Ella aceptó y los dos juntos,
escribimos desde ese día,
hermosa historia de amor,
sin faltas de ortografía.