Materia

Y tu sombra fue materia

caricias ciertas

arena que destrozó quimeras.

Mis senos 

desde el umbral de tus labios

hasta el dorso de tus manos

te acarician

mientras tú,

embustero 

inundas mi mundo

en su origen

con palabras de lujuria incierta

entre violines y  anhelos

cuando huyen de mi almohada

húmedos.

 

Veo sangrar el techo 

azufre que lacera

mi razón

 

Entonces,

extrañé  tu ausencia.