Tamara

Por cierto…
hoy no amaneció el cenzontle,
ni su figura cantando versos en el balcón fantasma
donde los duendes anidan
entre esmeraldas y trigo.
Sin embargo te cuento,
murió el canto de mi ventana.