Lágrimas de felicidad

Limpié, planché y arreglé mi alma.
Pero olvidé dejar un espacio muy dentro
para guardar a las estrellas
que mis lágrimas destilan
cada vez que una bendición
acompaña mi alma.

Haz un comentario