Caricias

Están tus manos aún tan llenas de caricias
o han reñido con el mundo de la piel?

Tu aroma está metido entré mis noches
que te recuerdan y me cuentan de ti,
y en las horas de largos duermevelas
susurran quedos murmullos de Abril.

Está el calor de todas tus caricias
agazapado, escondido en los rincones
y se abalanza, cuando estoy distraída,
sobre mi alma tiñéndola de azul.

Y tu presencia, que nunca te llevaste,
vive conmigo. No me quiere dejar
y me acaricia en algunas ocasiones.
Casi en las mismas en que me hace llorar.