Ausencia, presencia infinita

Resurges en el espasmo del rincón
donde tu música habitó.

El mundo
imposible mar de nuestra unión,
bebo el sorbo de aquella vida
cuando fui sirena enamorada.

No se agota el recuerdo,
presente en el contorno
de mi tormenta.

Nunca lo sabrás,
¿liberarte?
Imposible.